jueves, 8 de septiembre de 2011

Hablantes, oyentes y chistes - Español Ejercicios 3er grado

Una peculiar manera de enseñarnos temas de comunicación.


Con este chiste nos enseñaron a ubicar quién es el hablante y el oyente en una conversación y el ejercicio era poner en los cuadritos la H o la O dependiendo del rol de cada niño en la imagen.

En los dibujos de Palomo podemos decir que se veía la influencia de Condorito, donde al final de cada chiste uno de los personajes se caía hacia atrás en el clásico ¡plop!, aunque aqui el niño no levanta los pies sino solamente va desplomándose de espaldas.



Siguiendo con la lección de los hablantes y oyentes, alguien descubrió que los chistes era la mejor manera de enseñar este tema a los niños.


Ahorita estos chistes nos parecen muy inocentes... ok, más bien eran bastante malos, pero en aquel entonces casi cualquier cosa nos hacía reir y sí nos parecían graciosos.

Pero lo peor vendría al momento en que nosotros debíamos escribir uno de los chistes que nos contaría algún compañero de clases.


No sé que me deprime más, si lo malo del chiste o la letra que tenía.

10 comentarios:

  1. Me gustaban mucho los dibujos de Palomo!!!

    ResponderEliminar
  2. ...de este me acuerdo,...como si hubiese sido ayer!!!!! ah bárbaro!!!!,...

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi estos chistes nunca me dieron risa, a esa edad (y no se si debo decir gracias a) yo ya escuchaba a Polo Polo, cortesia de mi señor padre. Y esos chistes si me daban risa, estos se me hacian muy ñoños xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. triste por ti! ke lastima de ejemplo

      Eliminar
  4. jajaja aún siguen dándome mucha risa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Añoranzas.... a mi también siguen haciéndome reir, no sé si porque sean graciosos o porque me remiten a mi niñez.... ;)

    ResponderEliminar
  6. eran chiste muy buenos osea que no eran como los de ahora que o traen malas palabras o son muy obcenos ,los antes eran inocentes y si hacian reir -

    ResponderEliminar
  7. tu maestr@ se habrá quedado con cara de ¬¬ cuando leyó el chiste :)

    ResponderEliminar
  8. Los chistes de ahora son demasiado vulgares y obscenos y bueno acepto que si me hacen reir algunos, aunque se ve muy mal que se los cuenten o los escuche un niño pequeño porque por eso se vuelven bien malhablados con todo mundo cuando a esa edad deben aprender a tener buen vocabulario y las groserias guardarselas para cuando alguien los moleste o cuando esten solitos con sus amiguitos. Yo de niña no era nada grosera a menos que me hicieran algo.

    ResponderEliminar