martes, 2 de agosto de 2011

¡Domingo siete! (Mi libro de segundo Parte 2)

El origen de la expresión "Domingo siete".




Recuerdo que la cara de los duendes al final me daba miedo, me imaginaba que estaban como poseídos y no se les veían muy buenas intenciones con el leñador, jeje.

De hecho existen algunas otras versiones de este cuento en diversos países de América Latina, en los cuales al segundo leñador no le va muy bien que digamos.

En este enlace viene una versión de Costa Rica donde los duendes eran brujas y recompensaban al primer hombre quitándole una bola que tenía en la garganta (bocio), por lo que cuando llega el otro tipo lo castigan poniendole esa bola en la nuca:
http://www.lospobresdelatierra.org/textos/domingosiete.html


Y hay otra versión agentina donde no se trataba de ninguna clase de criaturas fantásticas, sino simplemente hombres que cantaban, donde la recompensa fue dinero en oro mientras que al segundo hombre le dan una golpiza:
http://www.folkloredelnorte.com.ar/leyendas/domingo.htm

La versión de nuestro libro tiene como autor a Antonio Alatorre, importante escritor mexicano del siglo XX, quien colaboraba en la redacción de nuestros libros, por lo que posiblemente esta versión haya sido exclusiva para estas ediciones.

En México popularmente se utiliza la expresión del domingo siete cuando una mujer queda embarazada antes de casarse ("salió con su domingo siete"), aunque en términos prácticos podríamos decir que se puede utilizar también para referirse a alguién que hace algo inoportuno o indeseable. Y también tenemos algunas otras frases para referirnos al embarazo pre-matrimonial, como "se comió la torta antes del recreo", "le rellenaron el tamal", "le salió el muñequito de la rosca (de reyes)", "rompió la piñata y ni las mañanitas cantaron", "salió en barandales", "salió premiada", etc.

5 comentarios:

  1. Hola César, me gustan mucho lo dibujo que tenían estos libros, yo sólo conservo algunos que de ellos porque mis papás eras maestros y de perqueño me gustaba leerlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJA que buenos recuerdos, lo mejor de todo no se si les toca, se los cuentas a tus hijos bueno a los que tengan que yo tengo un niño de 4 y se quedan encantados con las historias, me pregunto todavia siguen apareciendo estos cuentos en los libros actuales??

    ResponderEliminar
  3. Excelente tu blog y las investigaciones que haces sobre cada una de las historias y cuentos de estos maravillosos libros.

    Similar a la historia de Carmen Lyra, alguna vez ví un programa de televisión cuyo nombre exacto no recuerdo, pero era algo así como "leyendas del mundo".

    En esa historia en particular se trataba de un joven jorobado que hace bailar con el sonido de su flauta a un grupo de duendes, los cuales le ofrecen oro y riquezas, pero el no quería lo que le ofrecian los duendes...lo que ya no quería era su joroba, lo cual le conceden los duendes y se la quitan. El joven cuenta todo a su "amigo" y éste, asombrado de lo que rechazó el ahora exjorobado, va al mismo lugar y divierte a los duendes tal como su amigo lo había hecho, pero no quería verse muy ambicioso y comete el error de pedirles a los duendes lo que su compañero no quizo...así que los duendes le estampan la joroba del joven.

    No se si la hayas visto pero es una historia muy bonita y con un excelente mensaje.

    Felicidades por tu blog!!

    ResponderEliminar
  4. @don rayin: No me tocó ver la historia que mencionas, pero efectivamente es muy parecida a la versión costarricense.
    Saludos y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  5. Yo tenía un disco de Milissa Sierra donde narraba el cuento "Las Siete Brujitas", donde premiaban a Lupita con una estrella en la frente cuando complementó la canción con su "jueves, y viernes, y sábado seis" y a Petra la hermanastra la castigaron por su "domingo siete" haciendo que escupiera sapos cuando tratara de decir malas palabras...

    ResponderEliminar